¿Cuál es el problema de que Apple convoque una cita sólo cuatro días después del Mobile Word Congress? Pues bien sencillo, todos nos olvidaremos de los smartwatches presentados en Barcelona y centraremos nuestra atención en la Keynote del próximo 9 de marzo, en la que presumiblemente se presentará el iWatch.

¿Qué significa esto? Pues que las compañías ya pueden irse contentas de las impresiones de sus productos y haber encontrado compradores y que estos no se arrepientan, porque cuatro días después ya casi nadie se acordará de ellos. Todo el mundo hablará solo del iWatch.

Se espera la presentación del iWatch en la próxima keynote

Se espera la presentación del iWatch en la próxima keynote

Todos pendientes del iWatch

La competencia ha aprovechado el MWC para presentar sus nuevos smartphones, han mostrado sus cartas en el mercado de los relojes, los cuales se enfrentarán al inminente Apple Watch. Pero todos conocemos las campañas y las expectaciones que transmiten Apple en cada presentación, eso provoca aminorar la ilusión de los usuarios por los nuevos smartwatches que han sido presentados estos días.

Históricamente Apple ya ha empleado esta estrategia en numerosas ocasiones y casi siempre con buenos resultados. No es raro que en los eventos de Samsung o en las presentaciones de Google los usuarios apartasen la mirada en otra dirección ante un nuevo anuncio de Apple. Tim Cook prefiere hacer su propio congreso el día 9 y no asistir a estas ferias.

Samsung G6, una de las estrellas del MWC

Samsung G6, una de las estrellas del MWC

Los productos Apple, siempre los últimos

Así por ejemplo, el pasado mes de septiembre Samsung presentó el Galaxy Note 4 intentando anticiparse a la salida del iPhone 6. Una semana después Apple anunciaba no solo el iPhone 6, sino también su primer Phablet, el iPhone 6 Plus, captando toda la atención de los medios y rompiendo todos los registros de ventas.

Samsung con su S6, HTC con el M9, y Microsoft con sus nuevos Lumias han utilizado el Mobile World Congress para presentar sus productos estrella a la sociedad. El caso es que por el bien de ellas y para sus buenas previsiones, hayan utilizado esta edición para captar inversores y clientes, porque si no, va a ser un largo año para estas compañías. Es el año del iWatch y eso que aún no está a la venta.