¿Podríamos contar las veces que tocamos una pantalla táctil al día? Sería imposible. Esta herramienta tecnológica ocupa un lugar importantísimo entre nosotros. Estamos en continuo contacto con ellas, están insertadas en nuestra vida cotidiana gracias a la proliferación de los dispositivos móviles.

Sin embargo, toda tecnología tiene un punto de partida, y los primeros ejemplos comerciales de pantallas táctiles se remontan a los ’80. Con la magia de YouTube y la preservación digital como aliados, un episodio de Tomorrow’s World de 1982 nos enseña cómo eran en aquel entonces.

HP150 fue la primera pantalla táctil

HP150 fue la primera pantalla táctil

Pantalla táctil desde los 80’s

En el siguiente vídeo vemos los primeros ejemplos de pantallas táctiles que luego llegarían a productos comerciales completos como el ordenador HP-150, lanzado en noviembre de 1983. La pantalla táctil del prototipo está compuesta por una serie de fotodiodos y fotorreceptores ubicados en el perímetro de la pantalla.

La ausencia de interfaces gráficas limitaba la utilidad de la pantalla táctil infrarroja sobre el escritorio, pero como prueba de concepto para controlar maquinaria se encontraba en el camino correcto.

La primera demostración de pantallas táctiles en puntos de venta sería en 1986, y un año después Casio colocaría en las estanterías a su híbrido PB-1000, con un total de 16 «teclas» en la pantalla, aplicando una matriz de 4 por 4. Hoy, las pantallas táctiles se encuentran en smartphones, tablets, ordenadores, cajeros automáticos, máquinas tragaperras y muchas otras plataformas más. Un avance impresionante, aún si les tomó 33 años.

iPhone revoluciona el mercado

El iPhone es el móvil por excelencia en el desarrollo de la pantalla táctil. No fue el primer teléfono en usar esta tecnología, pero nadie puede ignorar el hecho de que inició una profunda y compleja fase de adopción a través de todo el mercado. Desde sus inicios el iPhone ha sido táctil, Steve Jobs concibió esta idea y hoy en día es un referente en cuanto a calidad y sensibilidad de sus pantallas.